Join ADAMember Log In




El Mal Aliento (Halitosis)

Información General

Llámelo mal aliento o halitosis, es una condición desagradable que causa vergüenza. Algunas personas con mal aliento ni siquiera están conscientes de que hay un problema. Si le preocupa el mal aliento, consulte a su dentista. Él o ella puede ayudar a identificar la causa y, si se debe a una condición bucodental, puede diseñar un plan de tratamiento para ayudar a eliminarla.

Lo que usted come afecta el aire que exhala. Algunos alimentos, como el ajo y la cebolla, contribuyen a un aliento desagradable. Ciertas moléculas del ajo y de la cebolla se absorben en el torrente sanguíneo, luego son transferidas a los pulmones desde donde se expulsan. El cepillado, el uso de la seda dental y los enjuagues bucales sólo ocultan el olor temporalmente. Los olores continúan hasta que el cuerpo elimina el alimento. Las personas a dieta pueden desarrollar un aliento desagradable por comer con poca frecuencia.

Si no se cepilla ni usa la seda dental todos los días, las partículas de alimentos permanecen en la boca acumulando bacterias lo que puede causar mal aliento. Los alimentos que se acumulan entre los dientes, en la lengua y alrededor de la encía pueden descomponerse dejando un olor desagradable.

El mal aliento también puede ser causado por la sequedad de la boca (xerostomía) que se produce cuando el flujo de saliva disminuye. La saliva es necesaria para limpiar la boca y remover las partículas que pueden causar mal olor. La boca seca puede ser causada por varios medicamentos, por problemas de las glándulas salivales o por respirar continuamente por la boca. Si sufre de boca seca, su dentista puede recetar una saliva artificial, o sugerir el uso de caramelos sin azúcar y aumentar la ingesta de líquidos.

Los productos del tabaco causan mal aliento. Si usa tabaco, pídale a su dentista algunas sugerencias para dejar este hábito.

El mal aliento puede ser el signo de algún problema médico, como una infección localizada en las vías respiratorias, sinusitis crónica, goteo postnasal, bronquitis crónica, diabetes, alteraciones gastrointestinales, o una enfermedad del hígado o de los riñones. Si su dentista determina que tiene la boca sana, podría enviarle a su médico de familia o a un especialista para determinar la causa del mal aliento.

Es esencial mantener una buena salud bucodental para reducir el mal aliento. Programe visitas regulares al dentista para recibir una limpieza profesional y un examen dental. Si cree que tiene mal aliento constante, mantenga un registro de los alimentos que come y haga una lista de los medicamentos que toma. Algunos medicamentos pueden contribuir a la creación de malos olores en la boca. Haga saber a su dentista si ha tenido una intervencón quirúrgica o alguna enfermedad desde su última consulta.

Cepíllese dos veces al día con una pasta dental fluorada para eliminar las partículas de comida y la placa dental. Una vez al día, use la seda  dental o un limpiador interdental para limpiar entre los dientes.

Los colutorios o enjuagues bucales son generalmente cosméticos y no tienen un efecto duradero sobre el mal aliento. Si tiene que usar constantemente un refrescador bucal para esconder el olor desagradable de la boca, visite a su dentista. Si necesita más ayuda para controlar la placa dental, su dentista le puede recomendar un enjuague bucal especial antimicrobiano. Un colutorio fluorado, usado en conjunto con el cepillado y la seda dental, puede ayudar a evitar las caries dentales. 

  • Volver al Principio

 Preguntas Más Frecuentes 

  • ¿Qué causa el mal aliento?
  • ¿Qué puedo hacer respecto al mal aliento?
  • ¿Cómo puedo encontrar un dentista que trate el mal aliento?
  • ¿Cuál es el tratamiento para el mal aliento?
  • ¿Dónde puedo encontrar productos útiles para tratar el mal aliento?
  • ¿Qué tan eficaces son los “kits para la halitosis” y otros productos que dicen curar el mal aliento?

¿Qué causa el mal aliento?

Lo que usted come afecta el aire que exhala. Algunos alimentos, como el ajo y la cebolla, contribuyen a un aliento desagradable. Ciertas moléculas del ajo y de la cebolla se absorben en el torrente sanguíneo, luego son transferidas a los pulmones desde donde se expulsan. El cepillado, el uso de la seda dental y los colutorios sólo ocultan el mal olor temporalmente. Los malos olores continúan hasta que el cuerpo elimina el alimento. Las personas a dieta pueden desarrollar un aliento desagradable por comer con poca frecuencia.

Si no se cepilla ni usa la seda dental a diario, las partículas de alimentos permanecen en la boca acumulando bacterias lo que puede causar mal aliento. Los alimentos que se acumulan entre los dientes, en la lengua y alrededor de la encía se pueden descomponer, dejando un olor desagradable. Si las prótesis dentales removibles no se limpian correctamente, también pueden albergar bacterias y partículas de alimentos que causan mal olor.

Una de las señales de advertencia de la enfermedad periodontal (de la encía) es el mal aliento persistente o un mal sabor en la boca. La enfermedad periodontal es causada por la placa dental, una película pegajosa e incolora de bacterias que se forma constantemente en los dientes. Las bacterias producen toxinas que irritan la encía. En las etapas avanzadas de la enfermedad, la encía, el hueso y otras estructuras de soporte de los dientes se dañan. Con los exámenes dentales de rutina, su dentista puede detectar y tratar precozmente la enfermedad periodontal.

El mal aliento también puede ser causado por la sequedad de la boca (xerostomía) que se produce cuando el flujo de saliva disminuye. La saliva es necesaria para limpiar la boca y remover las partículas que pueden causar mal olor. La boca seca puede ser causada por varios medicamentos, por problemas de las glándulas salivales o por respirar continuamente por la boca. Si sufre de boca seca, su dentista puede recetar una saliva artificial, o sugerir el uso de caramelos sin azúcar y aumentar la ingesta de líquidos.

Los productos del tabaco causan mal aliento, manchan los dientes, reducen la capacidad para saborear los alimentos e irritan los tejidos de la encía. Los que usan tabaco tienen más probabilidades de sufrir enfermedad periodontal y tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer oral. Si usa tabaco, pida consejos a su dentista para dejar este hábito.

El mal aliento puede ser signo de trastornos médicos como una infección local en las vías respiratorias (nariz, garganta, tráquea, pulmones), sinusitis crónica, drenaje post-nasal, bronquitis crónica, diabetes, disturbios gastrointestinales, o enfermedad del hígado o de los riñones. Si su dentista determina que su boca está saludable, puede que lo refiera a su médico de cabecera o a un especialista para determinar la causa del mal aliento.

Es esencial eliminar la enfermedad periodontal y mantener una buena salud oral para reducir el mal aliento. Programe visitas regulares al dentista para recibir limpiezas y chequeos profesionales. Si piensa que tiene mal aliento constantemente, mantenga un diario de los alimentos que come y haga una lista de los medicamentos que toma. Algunos medicamentos tienen un rol en la creación del los olores en la boca. Déjele saber a su dentista si ha tenido alguna cirugía o enfermedad desde su última visita.

Cepíllese dos veces al día con una pasta dental con fluoruro para remover las partículas de alimentos y la placa. Cepíllese la lengua también. Una vez al día, use el hilo dental o un limpiador interdental para limpiarse entre los dientes. Si usa dentaduras removibles, quíteselas por la noche. Límpielas completamente antes de ponérselas por la mañana.

Los enjuagues bucales son generalmente cosméticos y no tienen efecto duradero en el mal aliento. Si tiene que usar constantemente un producto de refrescar el aliento para disimular el olor desagradable en la boca, visite a su dentista.

Si necesita ayuda adicional para ayudar a controlar la placa, su dentista le puede recomendar el uso de un enjuague bucal antimicrobiano. El enjuague bucal con fluoruro, usado además del cepillado y del hilo dental, puede ayudar a prevenir las caries dentales.

Busque los productos que lleven el Sello de Aceptación de la ADA. Los productos que exhiben el sello han sido sometidos a pruebas estrictas de seguridad y eficacia.

  • Volver al Principio

¿Qué puedo hacer respecto al mal aliento?

Los exámenes dentales regulares permitirán que su dentista detecte cualquier problema como enfermedad periodontal (de la encía), boca seca u otras alteraciones que puedan ser la causa. Es esencial mantener una buena higiene bucodental, eliminar la enfermedad periodontal (de la encía) y programar limpiezas profesionales periódicas para reducir el mal aliento.

Independientemente de la causa, una buena higiene bucodental es esencial. Cepíllese dos veces al día y limpie entre sus dientes una vez al día con seda dental o con limpiadores interdentales. Cepíllese la lengua también. Si usa prótesis dentales removibles, asegúrese de quitárselas por la noche y de limpiarlas prolijamente antes de colocárselas en la mañana. Si no tiene dentista, lea El Manejo de su Salud Bucodental: Usted y su Dentista.

  • Volver al Principio

¿Cómo encuentro un dentista que trate el mal aliento?

Las escuelas dentales enseñan a los dentistas las causas del mal aliento (halitosis). Si tiene mal aliento debe empezar por hablar con su dentista general sobre las opciones de tratamiento. Además puede ponerse en contacto con la asociación dental de su estado para ver los recursos disponibles en su región del país.

  • Volver al Principio

¿Cuál es el tratamiento para el mal aliento?

Si su dentista determina que tiene la boca sana, podría enviarle a su médico de cabecera o a un especialista para determinar la causa del mal aliento. Por supuesto que si el olor es de origen bucal, como lo es en la mayoría de los casos, su dentista puede tratar la causa del problema.

Si el mal olor se debe a enfermedad periodontal (de la encía), su dentista general puede tratar la enfermedad o puede enviarle a un parodoncista, el especialista en el tratamiento de los tejidos de la encía. La enfermedad periodontal (de la encía) puede hacer que los tejidos de la encía se separen de los dientes y formen bolsas. Cuando estas bolsas son profundas, sólo una limpieza periodontal profesional puede eliminar las bacterias y la placa dental acumuladas. A veces se necesita un tratamiento más extenso.

Si tiene demasiada acumulación de placa dental, una capa invisible de bacterias, su dentista puede recomendar el uso de un colutorio antimicrobiano especial. Además su dentista puede recomendar que cuando se cepille los dientes se cepille también la lengua para eliminar el exceso de placa.

  • Volver al Principio

¿Dónde puedo conseguir productos útiles para tratar el mal aliento?

Después de determinar la causa de su halitosis, su dentista podrá recetar o recomendar los productos más útiles para su caso. Vea los Productos con el Sello de Aceptación de la ADA.

  • Volver al Principio

¿Qué tan eficaces son los “Kits para la Halitosis” y otros productos que dicen curar el mal aliento?

La Asociación Dental Americana no puede responder por las afirmaciones que hacen los fabricantes de los kits para la halitosis. Si tiene alguna preocupación sobre su seguridad y eficacia, puede preguntar a su dentista si los productos en el kit son útiles para usted.

Sin embargo, muchos colutorios antisépticos han sido aceptados por la ADA por sus beneficios terapéuticos al reducir la placa dental y la gingivitis y porque además refrescan el aliento. En vez de simplemente disimular el mal aliento, se ha demostrado que estos productos matan los gérmenes que causan el mal aliento. Puede preguntar a su dentista si desea usar algunos de estos productos.

Por favor tenga en cuenta lo siguiente: La ADA no entrega respuestas específicas a preguntas individuales sobre honorarios, sobre problemas dentales, condiciones, diagnósticos, tratamientos o propuestas de tratamientos dentales, o sobre solicitudes de investigación. La información acerca de la derivación de pacientes, sobre quejas y sobre una variedad de procedimientos dentales se pueden encontrar en ADA.org.

No existe información profesional/clínica sobre este tema.

Para obtener información fácil de usar que puede compartir con sus pacientes, por favor haga clic sobre la tabulación de la "Versión para el Paciente" que aparece arriba.